facebook  twitter  youtube  instagram

A unos que confiaban en sí mismos como justos, y menospreciaban a los otros, dijo también esta parábola: Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano. El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano. Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador. Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido. Lucas 18:9-14

Esta mañana estando en oración sentí algo muy fuerte en mi, la Biblia nos dice que el juicio de Dios empieza por Su casa, en estos días hacemos algunos comentarios muy acertados de lo que está pasando en nuestra sociedad de que a lo malo le dicen bueno y a lo bueno malo, es correcto que desechemos todo lo que está en contra de Dios y de Su palabra pero no nos olvidemos que cada uno aunque no quiera un día tendrá que estar delante de Dios, podemos mirar lo que está sucio fuera del vaso, ¿y como está el vaso por dentro?

La gente intenta toda clase de cosas para sentirse bien y ganar aceptación, dinero, trabajo, placer, estudios, deporte, excelencia, sexo, poder belleza, ropa elegante, etc. Algunas de estas cosas tienen valor pero es un valor temporal. Pueden dar algún sentimiento de satisfacción; pero al fin y al cabo son sentimientos vacío y sin sentido e incluso peligrosos.

Dios creó al hombre a su propia imagen para tener relación con el. Pero el hombre no vivió de acuerdo a lo que Dios quería, sino que siguió su propio camino actuando según sus propios deseos. Esto llevo al hombre a la separación de Dios su creador.

El hombre sintió vergüenza y temor porque había perdido la bendición de la presencia y el amor de Dios. Esto ha causado que el hombre tenga una crisis de imagen o identidad de si mismo que solo en Cristo puede ser restaurada.

Jesús el Hijo de Dios, vino a la tierra para restaurar en el hombre lo que este había perdido, para que nuevamente el hombre pueda tener relación con su Creador y experimentar su vida, poder y amor, y ser guiado y capacitado por El Espíritu Santo para poder vivir de acuerdo a los propósitos del Padre. Efesios 2:10

Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.

 

Cualquier persona que pretende acceder al poder sin primeramente pasar por el proceso formativo de Dios es un siervo ilegítimo, no es un verdadero siervo del Señor Jesucristo. Vemos en la Escritura que muchas veces los hombres y mujeres de Dios fueron pasados por sufrimientos y padecimientos antes de acceder a puestos de autoridad. Un caso bien elocuente es el caso de Moisés que pasó cuarenta años en la corte egipcia y después el Señor lo llevó, a través de un proceso bien doloroso, al desierto y estuvo cuarenta años en el desierto sirviendo allí en una forma humilde como un pastor de ovejas, en silencio en el desierto, y sólo después de esos cuarenta años de preparación el Señor lo llama a la tercera parte de su vida, que era la vida de un hombre de estado, un siervo de Dios que habría de dirigir a todo el pueblo de Dios desde Egipto a la Tierra Prometida, pero primero tenía que pasar por ese proceso.

 

Síguenos en Facebook

Zona joven

JEA CCB Logo

Te esperamos cada Sábado desde las 19:00 a 21:00

L'Associació Vida Abundant

vida abundantL'Associació Vida Abundant d'Assistència Social tiene como fines fundamentales la atención social, la formación y la cooperación y el desarrollo integral.