facebook  twitter  youtube  instagram

A unos que confiaban en sí mismos como justos, y menospreciaban a los otros, dijo también esta parábola: Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano. El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano. Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador. Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido. Lucas 18:9-14

 

Todos tenemos un poco de fariseísmo, si miramos nuestras publicidades o anuncios de nuestros eventos, actividades y de todo lo que hacemos casi siempre indicamos alguna palabra rebajando o menospreciando como son otros y lo que hacen, normalmente esto es una reacción para esconder alguna cosa que no está bien en nuestro corazón.

TODO LO QUE HAGAMOS SEA DE HECHO O DE PALABRA HAGAMOSLO COMO PARA EL SEÑOR.

Sólo por Su misericordia y por Su gracia servimos a DIOS.

 

Síguenos en Facebook

Zona joven

JEA CCB Logo

Te esperamos cada Sábado desde las 19:00 a 21:00

L'Associació Vida Abundant

vida abundantL'Associació Vida Abundant d'Assistència Social tiene como fines fundamentales la atención social, la formación y la cooperación y el desarrollo integral.